Enfoque Colaborativo Para la Gestión de Desastres en Chile

IBM y Johnson & Johnson suman esfuerzos en Santiago de Chile para fortalecer la resiliencia comunitaria

El término “desastre natural” evoca interpretaciones equívocas. Con frecuencia los ecosistemas naturales requieren alteraciones como incendios e inundaciones para sustentarse y tienen una resistencia inherente a la destrucción ocasional acontecida. Las crisis suscitadas por eventos naturales destructivos podrían ser más acertadamente referidas como “desastres sociales,” debido a la pérdida de vida y al daño económico que dejan en su camino. La conceptualización de estos eventos como desastres sociales los sitúa en una perspectiva diferente, desplazando la carga a todos los sectores de la sociedad para gestionar proactivamente la amenaza provocada.

En Chile, sus habitantes están altamente familiarizados con su vulnerabilidad ante las fuerzas de la naturaleza. Con los límites pronunciados de los imponentes Andes hacia el este y el Pacífico al oeste, Chile tiene la desafortunada distinción de ser uno de los mayores focos del hemisferio occidental para tales desastres.

Los esfuerzos para mitigar el riesgo y responder rápidamente durante y después de una crisis han crecido de forma significativa, pero muchas comunidades aún no tienen claridad acerca de las rutas de evacuación, al mismo tiempo que faltan recursos para adaptar las viviendas precarias de las laderas y construir estructuras más sólidas para protegerse. Después de una devastadora inundación hace 25 años, Marcela Rojas, una líder comunitaria que vive en la falda precordillerana cerca de Santiago, sigue temiendo por la seguridad de su comunidad, y lo expresa diciendo, “una pregunta que siempre queda flotando en nuestras asambleas es ‘¿Qué va pasar si vuelve suceder un evento como este? ¿Por dónde vamos a salir? ¿Qué va a pasar?’”

Marcela Rojas (derecha), lider comunitaria en Las Perdices, Chile, se entera de las metas del proyecto DroneLab, el cual esta capturando datos aéreos con drons que contribuyen a trazar la cartografía de areas de alto riesgo a desastres.

Aportando soluciones con nuevas perspectivas
La reducción del riesgo de desastres es un reto social complejo, y requiere altos niveles de coordinación entre el gobierno, investigadores, ONGs, y comunidades en riesgo, para enfrentar el desafío de estar mejor preparados. Las empresas también tienen un papel importante para aportar en la gestión de desastres. Los líderes globales IBM y Johnson & Johnson están entre una serie de compañías pioneras que ofrecen su activo más valioso—sus empleados como consultores pro bono para apoyar proyectos de alto impacto de organizaciones sociales.

Estas colaboraciones multisectoriales no son como las ceremonias de escritura de cheques filantrópicos de viejos tiempos. Cada uno de los socios proporciona y recibe valor tangible. Piera Curotto, Gerente de Ciudadanía Corporativa de IBM América Latina, explicó la motivación para expandir el programa de impacto social de la compañía año tras año, “el programa Corporate Service Corps de IBM ofrece un triple impacto. No sólo la comunidad se beneficia de este trabajo con las organizaciones sociales, el empleado también gana de esta experiencia trabajando con colegas de otras partes del mundo, de culturas distintas, y en un ambiente inmersivo con proyectos sumamente desafiantes que impactan positivamente La compañía recibe valor en términos de entender nuevos mercados y compartir lo nuevo de IBM.”

El programa Corporate Service Corps de IBM ofrece un triple impacto. No sólo la comunidad se beneficia de este trabajo con las organizaciones sociales, el empleado también gana de esta experiencia trabajando con colegas de otras partes del mundo, de culturas distintas, y en un ambiente inmersivo con proyectos sumamente desafiantes que impactan positivamente. La compañía recibe valor en términos de entender nuevos mercados y compartir lo nuevo de IBM.

En 2018, IBM celebró el décimo aniversario del mayor programa de impacto social de su tipo, Corporate Service Corps (CSC). Como programa precursor de Global Pro Bono, CSC se ocupa de una amplia gama de desafíos sociales y ha experimentado con nuevos enfoques y alianzas, esforzándose por profundizar los beneficios económicos y sociales para las organizaciones socias del programa y las comunidades donde operan. A la vez que construyen competencias de liderazgo y estimulan el pensamiento innovador para los empleados corporativos participantes.

La iniciativa Global Pro Bono de Johnson & Johnson completó su segundo año de programación en 2018 y, al igual que el Corporate Service Corps de IBM, tiene un fuerte enfoque en la resiliencia comunitaria. Buscando aprender de un programa bien establecido, Yezenia Ramos, Gerente de Compromiso de Empleados en Johnson & Johnson explicó cómo su equipo se contactó con IBM para obtener orientación. “Sabíamos que IBM tenía 10 años de experiencia en el funcionamiento de su programa y queríamos comparar sus procesos con lo que teníamos en mente para nuestro programa de Global Pro Bono. Nos enteramos que permitieron a otras empresas unirse a su programa para aprender de primera mano, así que pensamos, ‘¿Qué tal si trabajábamos juntos como socios reuniendo el poder de una empresa de IT y la de una compañía de salud global?’ Plantamos la idea y un año más tarde se convirtió en una realidad. Reunimos los recursos de dos compañías con diferentes culturas de la empresa, conjuntos de habilidades, talentos y metodologías, pero lo hicimos funcionar porque todos teníamos como meta el usuario final: la comunidad. Fue una experiencia maravillosa de trabajo conjunto,” concluyó Ramos.

 

En octubre de 2018, las dos empresas enviaron a Santiago de Chile un total de 15 consultores, nueve empleados de IBM y seis de Johnson & Johnson, representando a 10 países, para enfocar sus capacidades en IT y salud global y apoyar a cuatro organizaciones focalizadas en crear un Chile más resiliente.

PYXERA Global, organización implementadora del programa, trabajó estrechamente con ambos socios corporativos para identificar las organizaciones socias ligadas al ecosistema de resiliencia comunitaria y con desafíos específicos que se alinearan con las habilidades de los empleados consultores seleccionados. Carolina Gowland, Gerente Regional de PYXERA Global América Latina explicó: “como organización troncal que coordina la planificación y ejecución de proyectos, emparejar a los empleados participantes con organizaciones de alto potencial es un objetivo central. En este caso, no podríamos haber pedido mejores socios para lograr nuestro cometido.”

Un sub-equipo, compuesto por dos empleados de IBM y dos empleados de Johnson & Johnson, colaboró con el Centro de Investigación para la Gestión Integrada de Riesgos de Desastres (CIGIDEN), una iniciativa financiada por el gobierno lanzada en 2011 en respuesta a uno de las terremotos más fuertes y costosos en la historia chilena. CIGIDEN está gestionado por cuatro grandes universidades chilenas y está formada por un equipo interdisciplinario de investigadores, ingenieros, geólogos y antropólogos, entre otros expertos. Su enfoque multidisciplinario y disposición al trabajo colaborativo entre sectores, facilitó el proceso de incorporar socios adicionales.

De izquierda a derecha: Dawn Mims de Johnson & Johnson USA, Barbora Lebedova de IBM Eslovaquia, Anup Patri de IBM Malaysia, y Ricardo Rivera de Johnson & Johnson Puerto Rico.

El investigador principal de CIGIDEN, Gonzalo Bacigalupe, describió la motivación para la asociación, diciendo, “Como centro científico financiado públicamente, nuestro enfoque está en la investigación que tiene un impacto significativo en la generación de política pública en Chile, contribuyendo a que nuestra sociedad sea más resiliente. Nuestro trabajo requiere recursos que no son fáciles de obtener. Por ejemplo, contar con recursos y capacidades que la comunidad empresarial o la comunidad de IT pueden aportar. De esa manera, la asociación entre IBM y Johnson & Johnson trajo ambas.”

Aprovechando la tecnología de drones para una mayor concientización
Una de las formas en que CIGIDEN está promoviendo el debate público alrededor de la reducción del riesgo de desastres es a través de su proyecto DroneLab. El proyecto captura un sinnúmero de datos aéreos que contribuyen a trazar la cartografía detallada de la infraestructura de una determinada comunidad, la distribución de la población, las zonas de alta vulnerabilidad y la geología, entre otra información que educa e informa los esfuerzos de preparación desde el hogar hasta la región. Sin embargo, encontrar una forma de organizar y compartir los datos capturados por los drones estaba resultando un desafío que inició la relación de asociación con las empresas multinacionales.

La consultora pro bono Dawn Mims, Analista Principal para la Gestión de Datos de la Cadena de Suministro en Johnson & Johnson en Nueva Jersey, describió sus impresiones de la asignación, explicando, “el resultado óptimo de la solución que estamos proporcionando es una plataforma de datos que ayudará a los investigadores y otras organizaciones a desarrollar un protocolo de desastre para minimizar el daño estructural, así como la pérdida humana.” Durante una visita a la ciudad costera de Valparaíso, donde DroneLab ha trabajado con la comunidad y los investigadores, Mims continuó, diciendo, “creo que esta recomendación ayudará a implementar la estrategia apropiada para esta población. Ella agregó, “es gratificante este programa ya que en mi trabajo regular es raro que tenga la oportunidad de trabajar tan cerca de la comunidad que estoy sirviendo.”

Es gratificante este programa ya que en mi trabajo regular es raro que tenga la oportunidad de trabajar tan cerca de la comunidad que estoy sirviendo.

Para los 15 consultores pro bono que formaron parte de este programa, representando oficinas de Canadá a Corea y de Malasia a España, la experiencia inmersiva compartida en Chile creó un vínculo muy fuerte de conocimiento, respeto y mutuo aprendizaje. El nivel de camaradería a lo largo del programa difuminó las líneas entre los socios corporativos. Barbora Lebedova, Gerente de Solicitud de Servicio para IBM Eslovaquia, habló sobre la experiencia de colaboración entre dos empresas con culturas distintas: “trabajar con Johnson & Johnson ha sido extraordinario… En nuestro caso particular, noté que los colegas de IBM tenían más conocimientos técnicos mientras que la expertise de Johnson & Johnson estuvo más centrada en el lado de los negocios. Nuestros compañeros en este proyecto son muy listos en analítica y cadena de suministro, por lo que su mirada aportó otro ángulo de enfocar el mismo problema. La diversidad de conocimiento entre nosotros aportó un gran valor adicional a todo el equipo.”

Nuestros compañeros en este proyecto son muy listos en analítica y cadena de suministro, por lo que su mirada aportó otro ángulo de enfocar el mismo problema. La diversidad de conocimiento entre nosotros aportó un gran valor adicional a todo el equipo.

En la ceremonia de cierre del equipo multi-empresarial, los 15 consultores celebran con organizadores de la colaboración.

Bacigalupe también se siente satisfecho con los resultados de la consultoría pro bono, diciendo, “algunas de sus preguntas nos han ayudado a pensar en la plataforma de maneras en las que no habíamos pensado.” Mientras que el acordado entregable—una plataforma digital que presenta los datos sintetizados de los drones en un formato fácil de usar—aún no está listo para el uso público, la convergencia de las partes interesadas es notable, y una receta para el éxito. Desde el gobierno y la Academia hasta organizaciones comunitarias, ciudadanos privados y empleados corporativos internacionales, todas las partes interesadas están contribuyendo con su tiempo, recursos y experiencia. Un enfoque inclusivo de la preparación para desastres salva vidas, protege a los más vulnerables y presenta un modelo que puede servir al resto de la comunidad mundial.

La líder de la comunidad, Marcela Rojas, comparte este optimismo, expresando que “con este uso de recursos y tecnología, esperamos tener soluciones antes de que suceda otro evento traumático para nuestra comunidad, para salvar más vidas.”

Vinculo para leer la versión en inglés.  

View Comments

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *