Intervenciones COVID-19: JPMorgan Chase Virtual Service Corps en alianza para el cambio en América Latina

Es jueves 31 de enero de 2020 y la llamada final está programada para hoy. Después de tres meses de trabajo conjunto, todos están listos para conversar sobre los resultados y aprendizajes durante el Programa. El equipo de la Fundación Pescar en Buenos Aires, y un grupo diverso de cinco colaboradores de JPMorgan Chase se conectará vía WebEx, encenderán sus cámaras y revisarán los objetivos alcanzados. Un brindis virtual y palabras genuinas de agradecimiento ​​marcan el cierre del programa Virtual Service Corps en América Latina.

La escena narrada sucedió antes del inicio de la pandemia  COVID-19, cuando los programas pro bono virtuales no eran la norma. Desde octubre de 2019 hasta enero de 2020, quince empleados de JPMorgan Chase tuvieron la oportunidad de asociarse con tres organizaciones que trabajan incansablemente para mejorar la vida de jóvenes y adultos en toda la región: Fundación Pescar, Laboratoria e Instituto Proa. Aunque este fue el primer programa ejecutado en alianza con ONGs en América Latina, JPMorgan Chase ha estado implementando programas virtuales desde 2015.

Pioneros en programación pro bono virtual

El programa Virtual Service Corps es una oportunidad de voluntariado basada en habilidades donde los empleados de JPMorgan Chase ofrecen su experiencia profesional a organizaciones sin fines de lucro a través  de consultoría pro bono virtual. Luego del éxito de su programa Field Service Corps,  JPMorgan Chase comenzó a pilotear con programas virtuales para incrementar su apoyo a iniciativas sociales. Para JPMorgan Chase, el objetivo principal de poner a prueba la versión virtual fue expandir el apoyo a organizaciones sociales y aumentar la cantidad de empleados participantes. Si bien inicialmente se limitó a proyectos en EE. UU., Virtual Service Corps ha experimentado un rápido crecimiento durante los últimos dos años, incluyendo la incorporación de proyectos internacionales desde 2019.

La flexibilidad de contar con programación virtual ha sido particularmente beneficioso en 2020, cuando el mundo entero se enfrentó a las consecuencias de COVID-19. Adam Blasioli, Vicepresidente de Filantropía Global, declaró: “Tener una infraestructura virtual establecida permitió a JPMorgan Chase continuar brindando apoyo de consultoría pro bono a las organizaciones a pesar de las limitaciones que la pandemia impuso a los viajes y eventos en terreno.  De hecho, varios de nuestros proyectos en persona previamente planificados han podido pasar a compromisos virtuales durante los últimos meses, lo que garantiza que nuestros socios continúen recibiendo el apoyo estratégico que necesitaban”.

Marcar la diferencia trabajando juntos

La Fundación Pescar Argentina es una organización cuyo objetivo principal es formar a personas  de escasos recursos económicos y oportunidades para que puedan insertarse en el mundo del trabajo y diseñar un proyecto de vida realista. Durante el llamado de cierre, el equipo de JPMorgan Chase presentó su entregable final: una hoja de ruta para una estrategia organizacional de tres años. A través del programa, el equipo de la Fundación Pescar identificó áreas de mejora definiendo acciones futuras para ejecutar sus prioridades.

El proceso de Virtual Service Corps alentó discusiones internas sobre cómo hacemos las cosas. La perspectiva externa es siempre esencial para el crecimiento y el programa realmente nos preparó para el futuro. Después de la aparición de COVID-19 y el establecimiento de la cuarentena obligatoria en Argentina,  virtualizamos  el trabajo del equipo y continuamos con casi todas las actividades programadas para 2020. – Silvia Uranga, Directora Ejecutiva de Fundación Pescar

Cada proyecto virtual se diseña con el propósito de satisfacer los retos específicas de la organización socia.  El programa dura de 8 a 12 semanas y los proyectos se alinean con las habilidades de los empleados que a menudo se concentran en operaciones, finanzas y planificación estratégica. Los entregables finales varían, con soluciones que incluyen planificaciones estratégicas, modelos de crecimiento financiero, rediseños de estructura de gestión, mapas de nuevos proceso operativos etc. El Sr. Blasioli describe el mayor impacto para los colaboradores de JPMorgan Chase, diciendo: “Innumerables empleados de JPMorgan Chase han mencionado lo gratificante que es poner al servicio su talento de una manera que nunca hubieran imaginado, y tomar noción de  lo valiosa que puede ser su experiencia para organizaciones sociales. Además de empujar a los empleados fuera de sus zonas de confort, estos proyectos de consultoría pro bono ayudan a desarrollar nuevas habilidades, construir redes más sólidas entre colegas  de la firma y considerar áreas de interés profesional que desean explorar más a fondo ”.

Involucrarse con un equipo de alto rendimiento es una oportunidad, pero también una decisión estratégica para organizaciones que operan con alta demanda. La mayoría de los líderes sociales tienen una agenda muy exigente y disponibilidad limitada. Este es el caso de Laboratoria, una organización de vanguardia en América Latina que existe para impulsar una economía digital que sea más diversa, inclusiva y competitiva abriendo posibilidades para todas las personas por igual en Perú, México, Colombia, Chile y Brasil. La inversión de tiempo, valió la pena al reflexionar sobre la experiencia.

Si hay una necesidad clara, un programa pro bono virtual puede ser de gran ayuda y vale la pena invertir el tiempo que requiere. Una recomendación es enfocar los proyectos en necesidades específicas y si se tienen las herramientas adecuadas para el trabajo colaborativo remoto,  ¡la consultoría virtual funciona muy bien! – Francisca Lanusse, directora financiera de Laboratoria

Fomentando la realidad del trabajo virtual

El programa Virtual Service Corps comenzó antes del estallido de la pandemia, cuando la consultoría pro bono virtual no era la norma. COVID-19 aceleró el proceso de transformación digital y, sin buscarlo, la primera edición virtual del programa en América Latina tuvo efectos positivos no buscados que prepararon a los socios para una comunicación virtual exitosa. Tal fue el caso del Instituto Proa que trabaja arduamente para transformar el futuro de la próxima generación en Brasil.

Debido a la cuarentena, todos los empleados de PROA estamos rabajando de forma remota. La preparación de las reuniones virtuales, para que sean productivas y eficientes, es un ejemplo de aprendizaje práctico y concreto que tuvimos con la experiencia de trabajar con PYXERA Global y el equipo de JPMC. Cara a cara, o virtual, cuando existe  un objetivo claro y un equipo comprometido: no hay barreras. – Fabiano Goncalvez, director de operaciones del Instituto Proa

Inspirar a otros

De manera abrumadora, PYXERA Global está escuchando que los empleados corporativos esperan que sus empleadores se comprometan con el impacto social y brinden oportunidades para  que los colaboradores puedan contribuir con la comunidad y complejos desafíos existentes.  Dado el contexto actual, el programa JPMorgan Chase se ha convertido en una iniciativa pionera para empresas que necesitan rediseñar sus iniciativas de voluntariado y de desarrollo de liderazgo. El voluntariado pro bono o basado en habilidades puede permitir una adaptación fácil a nuestro nuevo entorno virtual y generar valor para todas las partes involucradas.

El Sr. Blasioli concluye: “La capacidad de generar impacto social es verdaderamente un deseo universal. Para muchos empleados, el mayor obstáculo para marcar la diferencia en la comunidad es saber dónde buscar o encontrar la forma de transformar un deseo en acción. Al crear proyectos de consultoría pro bono, las empresas tienen la capacidad de eliminar ese obstáculo y conectar más fácilmente las habilidades y pasiones de sus empleados con organizaciones que pueden beneficiarse de su apoyo”.

View Comments

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *